miércoles, 24 de septiembre de 2014

Lucharé apasionadamente por este sueño. Hasta que me envuelva otro.

·Elvira· Zaragoza·



Hay un momento para cada sueño. Y me encanta saber decidir cuando cambiar de opinión, de idea o de música de fondo. Sin embargo, la pasión que acompaña cada lucha debería ser siempre la misma.

lunes, 22 de septiembre de 2014

"Cuando el alumno está listo, aparece el maestro”

Oihane PaPer. Shanghai. China
JO! Querollo



"Cuando el alumno está listo, aparece el maestro”

Cómo no podía ser de otra manera, comienzo mi “hasta pronto” con este antiguo proverbio chino que creo que explica mi situación, y probablemente la de tod*s l*s Arkitiriter*s, antes de que fuésemos Arkitiriter*s. Eran momentos de crisis (personal, no económica) y supimos hacer de esta crisis una oportunidad. Nos juntamos, fuimos lanzando hilos de ayuda y tejiendo redes de curiosidad. Construimos un mismo tejado bajo el que nos cobijamos, dejando siempre la puerta abierta a quien quisiese entrar. Compartimos nuestras inquietudes sin tapujos, sin miedo. Dejamos volar nuestra imaginación. Pensando que podríamos cambiar el mundo, y en parte, lo conseguimos.

La verdad que ahora, desde la otra parte del planeta, recuerdo estos tiempos como si hubiesen pasado siglos. Lo visualizo como la infancia de mi carrera como arquitecta. Tiempos alegres, creativos y llenos de color e inocencia. Ahora desde el gigante asiático la perspectiva es diferente, ves que el mundo es más grande de lo que pensabas, más duro de lo que pensabas. Y lo echas de menos. Ves que la arquitectura se puede convertir en una farsa, en un bien de consumo. Y lo echas de menos. Pero aún aquí, en China, los hilos arkitiriteros me siguen atrapando. La red está echada. A veces conozco gente que conocía a un/a arkitiriter*, gente que sabe quienes somos Arkitiriteros. Y entonces pienso con cariño, que esto no se ha acabado, que esto forma parte de mí, y que cuando vuelva a estar preparada, cuando volvamos a estar preparad*s, volverá la casita-maestro.


Fachada del Museo Histórico de Ningbo (China) de Amateur Architecture Studio (Wang Shu y Lu Wenyu)


*Acabo de leer todas las despedidas (no me gusta esta palabra) y tengo una lagrimilla a punto de salir. Es bonito ver que tod*s seguimos sintiendo y recordando lo mismo, es triste ver que a tod*s nos ha pasado igual. En fín, me gustaría no tener que despedirme, seguir pensando que cuando vuelva, todo seguirá dónde lo dejé pero no se puede negar la obviedad. Os agradezco a tod*s de corazón los momentos vividos, todo lo que me habéis enseñado, todo lo que he aprendido. Como digo, sois parte de mí, y ahí seguireís.


 Hasta pronto!
谢谢大家 (Gracias a todos, que en Chino es, gracias gran familia o gracias gran casa, casualidades de la vida ;) )




No se donde estará mi futuro, pero de momento, espero que podáis localizarme en:

-Tipografía y delito
-A-JO! (en construcción)

viernes, 19 de septiembre de 2014

hasta luego...

ibon•donostia

Sobran las palabras para decir qué ha significado ARKITIRITEROS en nuestras vidas, más que nada porque es muy personal y por suerte no me puedo meter en las cabezas de todos vosotros, menudo lío...

Para mí ha supuesto conocer a personas y actividades muy diversas y maravillosas. Pero bueno, la vida nos lleva por diferentes caminos y si escogemos bien, es bueno. Además creo que llevamos en la mochila un buen kit de supervivencia y confío mucho en todos vosotros, arkitis.



miércoles, 17 de septiembre de 2014

Times are changin'


gente curiosa
      Que decía el bueno de Dylan. Porque ya todo este mogollón vino en tiempos convulsos. Que digo yo son los mejores para según qué cosas. Vino, además, cuando tocaba; ni antes ni después, justo cuando tocaba. En realidad fue tan fácil como llegar una gran ilustradora (Irati) y decirme “eh, conozco una gente muy maja que montan unas cosillas que seguro te interesan”.

      Y era verdad. Lo de la gente maja. Y lo de las cosillas interesantes. Y uso la palabra “cosillas”, pero no creo que haga justicia a la verdadera dimensión de lo que podían hacer unos cuantos estudiantes ya al final de sus carreras, metidos hasta el cuello en los mentados “tiempos convulsos”. Y quisiera o no, aquello estaba destinado a ocupar un espacio, unas pretensiones que yo nunca pude ver colmadas en la universidad de diseño. Así es. En una metáfora simplona, diría que yo miraba todo con lupa, a una escala pequeña, fijándome en detalles. Entonces llegaron personas en decirme, “oye, da unos pasos atrás” Y claro, hay que ver lo mucho que cambia la perspectiva. Ahí estaba el valor, que por colectivo era aún más mágico, de un grupo de individuos sumando esfuerzos de forma desinteresada. Porque sí.  Porque era hermoso hacerlo y la tecnología lo hacía posible. 

      Pero el contexto manda sobre la mayoría de variables. Y el contexto de las personas implicadas cambiaba. Y la propia naturaleza de Arkitiriteros, no digamos anárquica, pero sí de un dinamismo difícilmente controlable, marcaba las pautas de lo que vendría.  Creo firmemente en la idea de que todo esto es algo que pudo ser durante estos años, y sólo durante estos años. Y todos los que hemos estado metidos van a conservar recuerdos imborrables. Reproducirlos ahora, enumerarlos torpemente sería inútil. Pero están las fotos. Algunas de las que hice. Algo casi tan burdo como lo otro, pero qué se le va a hacer, a los que nos gusta la fotografía a menudo tiramos de obviedad y redundancia.


      Vendrán personas nuevas. Nuevos encuentros. Nuevas acciones. Incluso, es posible, un nuevo colectivo de gente “sana” (qué poco me gusta el adjetivo). Nuevo digo. No mejor. Porque Arkitiriteros era lo mejor que pudo pasar, cuando tocó que pasara. Suerte la mía, toparme con ellos.




Fotografías: Pablo Pérez Monforte

A partir de ahora podéis encontrarme por aquí:
TW: @rustedbox 


ÚLTIMAS ENTRADAS