jueves, 27 de septiembre de 2012

Cachivaches

 Clara+Erika+Uxua • Pamplona

Aceptémoslo, cuando vamos por la calle y nos encontramos con un cachivache...todos, y cuando decimos todos queremos decir TODOS, tenemos un YO interior afectado por el síndrome de Diógenes que nos dice: "Cóoooogeloooo Gollummmmm... ¡es un tesoooooroooo!"
Eso nos pasó un miércoles cualquiera.
Nos encontramos con esto:






 Tras buscarle tres pies al gato, y moverlo, engancharlo, apoyarlo, colgarlo y acabar desquiciadas, de repente vino la inspiración. ¡¡Haremos una Arkitirimaceta!!


Alicates en mano, empezamos poco a poco a  llenarnos de heridas. Parecía que nos hubiéramos peleado con un gato. Como veis en las fotos, son unos cilindros de rejilla metálicos con tres aros y tres varillas de mayor resistencia. Además, curiosamente, tenían dos ganchos en cada base. Lo primero fue recortar una parte de la rejilla , para que un hueco semi-rectangular quedase hacia arriba. El sobrante de la rejilla, lo emplearíamos después para tapar los laterales del cilíndro y así retener la tierra.
El siguiente paso, es bajar a la floristería y hacerse amigo del floristero, puesto que no entendemos de flores y las pocas que tenemos se nos mueren.  Siguiendo sus consejos, rellenamos la Arkitirimaceta con una base de arlita para mantener la humedad, sustrato adecuado al tipo de planta (¡bop!ahí queda eso...) y por fin pudimos plantar las aloe vera que la Arkitiritera Oihane Pardo nos había regalado. Desde entonces tenemos un cutis perfecto.


... Y de pronto apareció otro cacharro.
Un escurridor de cocina de una cadena de tiendas que todos conocemos que vas, lo compras y te lo montas :) y aquí, también, siempre sobran piezas... O.o!

Ahí es cuando compramos el escurridor y decidimos que como no escurría bien (nos salió un poco rebelde), entonces no sería un escurridor, sino que, sería la base para una lámpara maravillosa.
Necesitábamos un poco de spray blanco, una ventana para atufar al vecino, tres bridas de plástico para agarrar la base al cilindro, bombilla (¡ojo! de bajo consumo), casquillo, cable, interruptor y enchufe ¡listos para insertar en el cilindro!

Aviso: La bombilla, casquillo...y todo lo demás,  el de la tienda de electricidad te lo da montado y del color que quieras. Así que no hay excusa.



 Pero claro, estas mentes no pueden parar de pensar...
¿Qué pasará con esta rueda?



Cachivache en construcción...
:)

8 comentarios:

  1. Genial, pero genial genial! Además, es un diseñazo, nada de parecer un pastiche hecho para escurrir el bulto, como pasa en otras ocasiones cuando se pretende dar la vuelta al uso de viejos objetos (nada que decir en contra de dicha actividad, necesaria y sana, simplemente que a veces no se observa el talento que sí se ve aquí)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo, palabras elegantes para este cachivache tan sencillo que además de útil ha hecho que nuestra imaginación vuele una vez más y pasar un rato estupendo...y sino, que se lo digan a nuestra amiga Silvia, para la cual pensamos el diseño...=)

      Eliminar
  3. jajajaj, acabo de leer... ¡Que honor! Que casita tan bonita tienen ahora las hijas de mis aloes, cuando tenga un rato os paso la próxima camada! ;)

    ResponderEliminar
  4. Yo quiero Aloes Oihane! aunque no tengo esos "cachivaches" tan chulos que se encontró Erika, (conste que le llamamos cachivaches porque no sabemos qué demonios son!!) en cualquier caso, seguro que encuentro algo por ahí que se pueda reinventar! jajjaj
    Gracias Pablo, siempre tan poeta. :)

    ResponderEliminar

ÚLTIMAS ENTRADAS