martes, 25 de marzo de 2014

Unos que vienen y otros que se van...


Jorge Pineda - Donostia

Todo cambia, avanza, evoluciona... Lo vemos todos los días. Las nuevas tecnologías inundan nuestro día a día. Todo (o casi todo...) son mejoras para hacernos la vida más fácil. Son muchos los que se quejan del ritmo al que vamos porque parece que menospreciamos el "como se hacía antes". Pero eso es la evolución. En la memoria, en los libros, en la nube... quedarán esos recuerdos. Pero sería un error no mirar hacia atrás. No saber como se hacían antes las cosas y por qué se hacían de esa manera. De ello también se aprende.

Aquí os dejo un vídeo que he visto recientemente y que me ha hecho sentirme un poco "viejuno".



Pero bueno, yo lo que quería contar era más sobre el trabajo y las profesiones. En el campo de la arquitectura está claro que los nuevos arquitectos no podemos solo pensar en querer construir. Tenemos que abrirnos a mas posibles acciones que podemos llevar a cabo y para la cual creo que estamos preparados (y sino seguro que tenemos tiempo y ganas para hacerlo, os lo dice un parado más...).

A día de hoy se han creado nuevas profesiones o puestos de trabajo requeridas por la sociedad en la que vivimos, pero lo que a veces se nos olvida es que también han desaparecido otras. Podréis pensar que es algo lógico pero aun así resulta curioso, por lo menos para mí. Voy a mencionar algunas profesiones actualmente desaparecidas (desconozco si es así en todo el mundo) y que incluso generan gracia y cuestionan ¿realmente alguien se dedicaba a esto? Pero es que si lo piensas, alguien tenía que hacerlo...
Yo algunas conocía pero otras... A mí me parece curioso.

Cazadores de ratas
Se metían en las alcantarillas de las ciudades europeas
 para controlar la población de ratas y así evitar la
 propagación de enfermedades.
Colocador de bolos
Normalmente era para jóvenes y estaba mal pagado.


Detector de aviones pre-radar
 Utilizaban estos armatostes para escuchar aviones
 enemigos acercándose y así avisar a sus compañeros.
Lectores de fábricas
Las grandes fábricas les contrataban para hacer lecturas
 recreativas a sus trabajadores durante la jornada laboral,
que acostumbraba a durar todo el día.



Despertador humano
Se encargaba de picar las puertas y
ventanas de sus clientes para asegurarse 
que se despertaran a la hora acordada.

Encendedor de farolas
Hasta la aparición de las bombillas eléctricas,
las farolas necesitaban de gente que las
encendiera y apagara.
Conductor de troncos Antes que aparecieran los camiones de transporte, los troncos
 debían ser conducidos por vías fluviales.


 Sereno, afilador, pregonero, colchonero, barquillero, operadora de centralita, molinero, cerillero, ...

Fuente
Fuente original










1 comentario:

ÚLTIMAS ENTRADAS