miércoles, 15 de febrero de 2012

PATKAU ARCHITECTS o Reinventar con la madera

Clara + Uxua + Erika · Pamplona

Últimamente ha llamado nuestra atención el montón de proyectos de obra prefabricada con el que nos bombardean, pero simultáneamente observamos cómo cada vez se hace más referencia a la importancia de volver a los orígenes en todos los ámbitos también, cómo no, en la arquitectura.

Aquí empieza nuestra reflexión.

Miramos hacia atrás y vemos que apenas quedan resquicios de lo que fue nuestra arquitectura vernácula, de cómo y con qué materiales construían nuestros ancestros. Surge el debate: ¿Acaso es incompatible aquella construcción en pleno siglo XXI? ¿Por qué en aquel momento fueron los materiales ideales y ahora parecen olvidados? Hemos encontrado claros ejemplos que demuestran que ambas cosas no tienen por qué ser incompatibles. Nosotras, que no creemos en las soluciones drásticas ni en las respuestas tajantes, pensamos que tiene que haber un equilibrio, que debe surgir esa mezcla. Creemos en las bondades de la SINERGIA.


Lo ideal sería poder hacer RE (re-inventarnos, re-utilizarlos, re-ciclarlos...). Buscar el lugar que corresponde, a dichos materiales, en la sociedad actual: re-ubicarlos. Es evidente que si en una época fueron materiales utilizados, fue porque son materiales que pertenecen al lugar, que se encuentran en nuestro entorno mas cercano. Materiales que la gente autóctona sabe trabajar y que nos resultan familiares, por tanto, accesibles, económicos y confortables.

¿Acaso hay algo más sostenible ( ya que está tan de moda este término) que utilizar los productos del propio lugar?

Trasteando entre libros y buceando por la red, damos con un proyecto canadiense que reclama nuestra atención: Iglús de madera. Es digno de estudiar cómo, en la sociedad canadiénse, se sigue manteniendo la madera, su materia prima por excelencia, para todo no solo en la vivienda.


Primero, indagémos en esa relación que tiene Canadá con la madera.

Canadá es un país de bosques distribuídos en sus 12 regiones forestales que se extienden desde la escarpada costa este de Terranova, hasta las montañas de la Columbia Británica en el oeste.
De los 997 millones de hectáreas del territorio canadiense (casi 20 veces la superficie de España) los bosques ocupan 453mi.ha(aproximadamente 9,5 veces España). De la superficie total ocupada por los bosques, el 54% la ocupan los bosques productivos de madera. Los bosques canadienses representan el 10% de superficie arbolada del planeta.



Autor desconocido


Bien con estos datos, no es de extrañar que la construcción tradicional canadiense se haga con ese material.

"En invierno, la ciudad canadiense de Winnipeg dispone de kilómetros y kilómetros para patinar con un gran inconveniente: su clima gélido, con temperaturas que descienden a menos de 30 y 40 grados durante largos períodos de tiempo, y vientos gélidos que incrementan la sensación térmica hasta menos 50 grados."
Foto: Keit Levit

La solución que aporta el estudio de arquitectura Patkau, es un conjunto de iglús de madera curvada a modo de puntuales refugios para poder resguardarse del viento y de las bajas temperaturas. Nos imaginamos estar patinando alrededor y , en un momento dado, poder "escondernos" de las garras del frío.

"Cada refugio está formado por láminas de madera delgada y flexible, conectadas a un armazón de madera de base triangular. En conjunto, los refugios crean relaciones que cambain en función de la dinámica solar y del viento, la hora del día y las circunstancias ambientales. Son estructuras delicadas y "vivas". Se mueven con el viento, crujen y se balancean hacia adelante y atrás, flotan en la superficie del río helado, se "sacuden" la nieve que podría adherirse a su superficie... Pese a su naturaleza frágil, protegen a los patinadores de la ferocidad y la belleza del invierno en las praderas canadienses."


Nos parece una obra que se adapta perfectamente a su tiempo y al lugar, re-inventando los usos de la madera. Una estructura ligera que tiene el contrapunto de ser refugio. Ligero, efímero, que te proteja de los temporales pero con un diseño diferente y actual. Atractivo y divertido a la par que sereno y austero.
Nos gusta.

¿Sería posible que los materiales de cada lugar, re-surgieran, ocupando un lugar protagonista de nuevo en la arquitectura?

De nuevo nos cuestionamos nuestro entorno y os invitamos a participar, a preguntaros, o mucho mejor, a buscar pequeñas soluciones para nuestros grandes dilemas.

¿Acaso lo que estamos buscando es Re-arquitectura?

Si queréis conocer más de cerca la obra de Patkau Architects no dejéis de visitar su web, tienen obras muy interesantes. AQUÍ.


○ Redactado por Clara Pascual, Erika Donázar y Uxua Domblás
○ Fotografías Patkau Architects


4 comentarios:

  1. Hola chicas.

    Estoy muy deacuerdo con la idea de mirar hacia atrás y re-aprender lo que ya sabian nuestros antepasados sobre construccion y sostenibilidad y que llevamos ignorando durante tantos años.

    El estado de bienestar y la sociedad consumista/capitalista sin control alguno nos ha llevado a un estado de letargoi en el que el consumismo sin criterio es lo que calma nuestra curiosidad innata.

    1 abrazo desde cantabria!

    ResponderEliminar
  2. Pablo!!! Qué sorpresa encontrarte por aquí!!! =)
    Primero de todo, gracias por habernos leído y segundo, que bueno que plasmes tu opinión!

    Seguro que por Cantabria tenéis construcciones vernáculas, que pueden ser perfectamente adaptadas como en el caso de los hórreos...y se te ha iluminado la bombilla!

    Hablando de "curiosidad innata", seguro que con el "objetivo" de tu cámara has captado detalles e instantes que al resto se nos escapan. Desde aquí te animo a que compartas con nosotros lo que te rodea, que sin duda será de carácter crítico y para nosotros muy instructivo. ¿Qué dices? ¿Te animas?

    ResponderEliminar
  3. Aparte de la lógica inherente de recurrir a tradiciones y materiales vernáculos, la madera es en sí misma la garantía de futuro de una construcción (y rehabilitación, y diseño) más humana y coherente. The New Concrete, si ya lo dicen por ahí. Tenemos mucho que aprender del norte de europa...

    ResponderEliminar

ÚLTIMAS ENTRADAS