viernes, 16 de septiembre de 2011

¿Para qué sirven las rotondas?

Jose Manuel López Ujaque - Alicante - meva | colectivo de arquitectura

Hace tiempo leí un artículo en el que el ayuntamiento de una ciudad, cuyo nombre no desvelaré, se enorgullecía de que su superficie media de “zona verde” por habitante estaba muy por encima de los parámetros recomendados por la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Aquello despertó mi curiosidad en investigar si a todo lo que se le pone el apelativo de “zona verde” puede ser considerado como tal. En este caso concreto fue curioso descubrir que dentro de esas “zonas verdes” estaban contabilizadas, por ejemplo, todos los alcorques (muy numerosos) y rotondas (muy numerosas) de la ciudad.

¿Es un alcorque o una rotonda una zona verde por mucho césped o árboles que plantemos?
Yo creo que no, de momento sólo sirven para hacer un bonito (o feo) collage “verde”.



Espero que en un futuro no muy lejano sirvan para hacer un auténtico collage de actividades urbanas. Yo de momento ya tengo “fichado” a un hombre que lleva todo las mañanas de domingo del verano yendo a su rotonda de confianza a hacer yoga… es un comienzo esperanzador.

5 comentarios:

  1. Las rotondas... que curiosas ellas... el otro día contaba 13 rotondas en una trayectoria no mayor de 1km... y me pensé... esto hay que analizarlo bien...porque ningún político hace rotondas porque sí. TIENE QUE TENER UNA EXPLICACIÓN, o mejor TRECE EXPLICACIONES...que hace que entrar en el pueblo sea un infierno...y más traspasarlo. No sé las rotondas de Alicante como serán, pero desde luego en las que yo digo ni siquiera entra ese señor haciendo yoga, son mínusculas, a veces dando ganas de saltárselas. En fin...rotondas.

    ResponderEliminar
  2. en mi pueblo está la rotonda más pequeña del mundo.
    tan absurdo como peligroso.
    http://maps.google.es/maps?q=Plaza+del+General+Gim%C3%A9nez+Salas,+Segorbe&hl=es&ie=UTF8&ll=39.849535,-0.488141&spn=0.00939,0.019248&sll=39.853276,-0.484994&sspn=0.300463,0.615921&vpsrc=0&t=m&z=16&layer=c&cbll=39.849514,-0.488231&panoid=xHHYP-HeKB-efkRniEByKg&cbp=12,254.62,,0,2.93

    ResponderEliminar
  3. Pues me ha hecho pensar el post. Creo que es un campo abonado para generar ideas creativas, intervenciones interesantes. Las rotondas, especialmente las grandes, me provocan una extraña lástima. Son islas en medio del mar de asfalto, difícilmente alcanzables y bastante solitarias. Me niego a creer que son espacios destinados a albergar esculturas de dudoso gusto, y gravilla compactada. Algo más tiene que haber.

    ResponderEliminar
  4. Salva me ha encantado la rotonda de tu pueblo, me imagino a algún señor leyendo el periódico al atardecer a la luz de la farola en una silla de picnic...
    A ver según cuenta un rumor, en donosti se gastaron un dineral en una escultura que rociaba agua en medio de una rotonda que a la semana de ponerla en funcionamiento obligaron apagarla porque distraia a los conductores y podía provocar accidenyes...

    Asi que parece que es ilegal crear paraisos en medio del mar de brea...

    Seguro que algo se puede proponer.

    ResponderEliminar

ÚLTIMAS ENTRADAS