sábado, 18 de junio de 2011

Soci3dad R3d_Reflexiones sobre la arquitectura de nuestro tiempo.


Jose · Málaga




En el Teatro Griego de Epidauro, con una capacidad para 14.000 espectadores frente a los 1.200 espectadores de media de los teatros actuales, es habitual como reclamo turístico la prueba de la moneda. Consiste en situar a los visitantes en lo más alto del Koilón, se deja caer una moneda en la roca del centro de la orquestra y su sonido es perfectamente audible por los espectadores situados en la última grada.



Ésta obra maestra de la arquitectura griega nos hizo plantearnos varias cuestiones sobre la arquitectura de nuestro tiempo y darnos cuenta del máximo aprovechamiento tecnológico que hacía ésta civilización logrando un perfecto funcionamiento acústico en una construcción realizada hace miles de años y que ni siquiera hoy con los medios actuales somos capaces de igualar.

- Somos conscientes de que las exigencias actuales a un edificio de representación teatral no son las de la época (necesidad de estar acondionado climáticamente todo el año, cosa que antes no se requería).-


El estudio de arquitecturas lejanas a nuestro tiempo y aún así vigentes en su funcionamiento hoy día nos hace reflexionar sobre cómo la arquitectura puede sacar el máximo aprovechamiento a los medios constructivos y el conocimiento de su contemporaneidad. O siendo más precisos puede, incluso debe, reflejar el "espíritu de su época".

Cabe preguntarnos entonces, ¿Cuál es nuestro Zeitgeist?


La Sociedad Digital en la que nos encontramos está cambiando actualmente los modos de entender y ordenar nuestro entorno. La tendencia hacia lo digital es cada vez mayor. Y ésta no se produce de forma independiente si no complementaria a la realidad física, por lo que no cabe distinción entre lo digital y lo real, pues ambas forman parte de una sola dimensión que es donde nos encontramos nosotros.






Manuel Castells lo llamó en 1996 la Sociedad Red, en la que internet se constituye como pilar vertebrador de nuestra ciudad. Internet ha cambiado el mundo tal como lo conocía la Sociedad Industrial, ha cambiado el concepto espacio/tiempo y se ha constituido como plataforma base soporte de la actividad humana.



En éste contexto, en el que se produce un control distribuido con pérdida de jerarquías, flujos bidireccionales y nodos en continuo cambio, la arquitectura tal y como la conocemos pierde su vigencia. Rem Koolhaas decía "un proyecto de arquitectura tarda al menos 4 años en realizarse y cuando se ha terminado su uso está obsoleto", por tanto, si los procesos arquitectónicos son demasiado lentos para absorber estos cambios, ¿por qué no hacer "edificios como soporte" de usos? Un contenedor en el que pueda cambiar el contenido sin que afecte a su estructura organizativa.



En este planteamiento, creemos que la arquitectura actual debería dar respuesta a una superposición de realidades a las que responden una suma de usos estructurados en un organigrama abierto que posibilite no solo una reestructuración interna de usos si no un crecimiento futuro del programa.

2 comentarios:

  1. ¡Tiene usted razón! Muchas veces pienso que un buen diseño, ya sea de arquitectura o de un objeto, conlleva muchos años de pensamiento. Y tengo la sensación de que somos la generación arrogante, esa que no mira al pasado, que prefiere construir de la nada y reinventar el presente.

    Muchas generaciones, vease nuestros abuelos (al menos los mios) tuvieron que emigrar porque la cosa estaba muy mal en España y sim embargo nosotros no, nosotros queremos hacer lo que nos gusta y en casita.

    Tengo la sensación de que igual que todos después de ver "la red social" (la película de cómo surgió facebook) queremos inventar algo en internet, deberíamos ir a casa de nuestros abuelos (quien todavía los tenga claro) y decirle que nos cuente como fue su juventud, a ver si así nos entran ganas de irnos de este P**o país.

    PD. ¡P**o tiene libre interpretación!

    ResponderEliminar

ÚLTIMAS ENTRADAS