lunes, 20 de junio de 2011

requiem por un arquitecto

uxua • pamplona

Estos días estoy pensando mucho, demasiado diría yo.
Pienso mientras le doy vueltas con una cucharilla al café.
Está muy caliente, así que levanto la cucharilla...y dejo caer una una las gotas de la misma.

¿¿Os habéis fijado alguna vez en cómo caen?? Forman unas burbujas, por una milésima de segundo sobre la superficie...y algunas corren hasta alcanzar el borde más cercano de la taza. ¿Por qué?...Física...química...tensión superficial...no importa, pero me entusiasma.


Y en momentos como éste es cuando recuerdo palabras de Rafael Moneo:
"Doy gracias a la Arquitectura porque me ha enseñado a ver la vida con sus ojos".

Ojos que donde otros al mirar no ven, estos ven y ven muchas cosas...(aunque ese será Moneo...porque yo estoy segura de que me pierdo muchas otras....)

Todo me gusta. Voy por la calle embobada mirando aleros...los mismos aleros que veo día tras día...pero siempre encuentro en ellos algo diferente. Voy a comer y alineo los cubiertos, con la servilleta, el vaso en diagonal a la derecha y el agua a 2/3 porque me gusta más...puedo sacar la misma foto 100 veces hasta que tengo la definitiva...sólo me falta buscar el encuadre cuando me miro al espejo por las mañanas!... aunque en casa me tomen por loca, seguro que vosotros sabéis de qué hablo.

Y aunque sabes que la vida no es tan bonita, ves en los detalles cotidianos esa cosa especial que tienen, y te preguntas...¿por qué es tan difícil explicar la belleza?

Bien, pues esa belleza es la que yo entiendo como arquitectura. La propia palabra es bella.

Como un montañero..., que no recuerda cuando fue la primera vez que pensó en subir un  monte, me siento yo cuando me preguntan  ¿por qué arquitectura? No sé. No me acuerdo, pero aún sin tener ningún tipo de contacto con ella, siempre ha estado ahí.

Pues sí, como un montañero... que poco a poco va subiendo montes y montes...y de pronto decide que quiere subir Eleverest, la madre de todas las montañas, Arquitectura:arte, historia, ciencia, literatura, sociedad, ...Porque hay formas distintas de escalar una montaña, querer subir el primero...o querer disfrutar del paisaje, también hay dos formas para estudiar arquitectura. Ambas posturas totalmente lícitas, pero que yo sin duda me quedo con la segunda.

Esos puntos de vista que nos ofrece la carrera, como la pintura, fotografía, escultura, historia,...son los que cada uno debe decidir si quiere pararse a mirar y aprender un poco más.

En ese punto me encuentro yo, en que habiéndome parado en casi todas las ventanas de camino, me pregunto si no debería replantearme ese entusiasmo con el que termino la carrera, y debería recordar aquella vista que especialmente me gustó. Traspasar la ventana y dedicarme  ¿por qué  no? a la fotografía.

No se ve fácil. Eleverest acaba y ahora hay que bajar al mundo real. Miro hacia abajo y hay mucha niebla. Nada está claro. Ese mundo real en el que todos a mi alrededor llevan años...no me gusta. Nada en lo que empezar más que un par de becas que por casualidad se puedan conseguir ¿y luego qué?...prácticas en un estudio...porque no se quién conoce a no se quién...

¿De qué me sirve saber un poco de todo si no tengo trabajo de nada? y ¿de qué me sirve tanta teoría sin haber tenido apenas contacto con la práctica?, ¿acaso no sería más interesante un nuevo enfoque en la carrera? ¿algo que nos haga bajar al mundo real sin darnos ese batacazo?

Y ahora...¿¿Master??¿¿Doctorado??¿¿oposiciones??...¡qué se yo!

Mejor me dedicaré a la poesía, que creo que una vez me asomé por su ventana.

[momento "me mola la arquitectura, pero no se qué hago aquí"]

5 comentarios:

  1. oooohhhh!!! me ha encantadooo!!! creo q he llegado a sentir el viento frío que casi corta tu rostro... Sin embargo hay una cosa con la que no estoy de acuerdo, y que creo que los arquitectos tendemos mucho a apropiarnos... y ese ese monopolio de captar la belleza en la cosas pequeñas, en los detalles,... esa capacidad "de ver lo que otros no ven", cómo bien dices. A mi me gusta definirlo como artistas (aunque suene simplón), simplemente toda esa gente que tiene una sensibilidad superior a los demás, aunque puede que la diferencia sea también en que se toman más tiempo en mirar...
    Siento la chapa (ya te he dicho que me da casi para otro post, pero no me lo quiero guardar...). Esta reflexión me recuerda a algo que viví hace unos días, con una persona un tanto "rara", que muchos dirían "loca" que conocí. Llevaba tiempo observándola porque me parecía que trás ese velo de locura se escondía un genio superior al menos, al mío. Unos días mas tarde le sorprendí haciendo garabtos en su cuaderno, al acercarme ví que eran miles de rostros con expresiones muy logradas. ¿Que es? pregunte. Las manchas que veo en la pared, me respondió. Miré, y acabé desubirendo más rostros con él! ¿Cuantas veces habré visto cosas en la pared y los habré dibujado a escondidas para que nadie pensase que era una rara? ¿Quién es el cuerdo y quién el loco? En fín, me he desviado del tema, pero es lo bonito de esto. Invitar a los demás a reflexionar. Gracias Uxu!

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón. Pero hablaba de arquitectura no como carrera, ni como ladrillos puestos uno encima del otro, sino como algo que todo lo engloba. Algo que surge del vacío,que envuelve el espacio, en el que nos movemos. Como bien dices, todo el que tenga esa sensibilidad y capacidad de percepción y de fascinarse con las cosas pequeñas (ojo...también con las grandes!!!) está tocado por la mano de la arquitectura...( y ya lo voy dejando que me pongo a filosofar y me quedo solaaa!!!jejjeje)
    Gracias por el comentario O'pardo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Pues yo sigo queriendo ser Foster!

    Creo que la gente nos odia por esa manía de querer ser diferentes, de hacer cosas "wais" que salen de nuestro mundo interior.

    -¡OH! PINTA COSAS QUE VE EN LAS PAREDES, ¿Y ESE OTRO QUE HA HECHO?
    -...una casa simple blanca
    -VAYA ABURRIDO ¿NO?

    Y si todos hacemos lo que nos gusta, ¿Quién va a hacer lo que nadie quiere hacer? ¿Quién trabaja en las plataneras en canarias? Los inmigrantes claro y después los canarios se quejan: ¡es que no hay trabajo! si hay, pero no del que tu quieres..

    ¿Y si nuetros abuelos emigraron nosotros por qué no?

    Sinceramente creo que las cuestiones que nos planteamos son erróneas: ¿máster? ¿doctorado? ¿servir cafés en un estudio?

    Cuando en realidad la pregunta debería ser: ¿China? ¿Australia? ¿Brasil?

    El problema es que para las primeras no tenemos respuesta y la estamos buscando, y para la segunda si (no se chino, muy lejos, no quiero morir...)

    PD. espero que se vea que mi negatividad esconde una positividad muy grande..

    ResponderEliminar
  4. que pasa susooo!!!
    pues claro que sí! oye si hay que emigrar, se emigra, de hecho creo que muchos lo han hecho, otros por circunstancias aún no han podido y el resto no lo hará porque en casa de los padres se está más agustico.
    Está claro que todo el mundo trabaja en lo que puede hasta que puede trabajar en lo que quiere. Habrá quienes hayan empezado y acabado la carrera con pleno convencimiento de lo que significa para ellos la arquitectura, pero yo soy una de las que no. Empecé muy segura de ello, llevaba unos años sabiendo lo qué quería estudiar. En casa no tengo a nadie del gremio pero alguien alguna vez dijo "mira esta chica como dibuja...va para arquitecta!!"...y ahí empezó todo. me dejé llevar por ese sueño de diseñar y construir tu propia casa, sin saber que nada tendría que ver!...y bueno, yo no sigo queriendo ser Foster, porque entre nos, Foster nunca me ha tocado la fibrilla...pero si que sigo queríendo ser algún otro, y como aquella niña sigo "pintando y dibujando" y sigo estudiando (o ese es el plan) porque sinceramente creo que con lo que se, una chabola de perro difícilmente aguantaría. El tema es que este momento de caos, me hace plantear si no tenía que haber estudiado otra cosa, o aprendido otro oficio y me lo planteo precisamente porque la arquitectura nos muestra mil y una cosas que se escapan de aquella idea de diseñar la casa de tus sueños. Claro que ahora, esos caminos y muchos otros, también requieren emigrar.
    Y dime amigo...¿¿China, Australia o Brasil??

    ResponderEliminar

ÚLTIMAS ENTRADAS